Libro En Volá de Simón Espinosa

Hola, hola. Profa Cata al habla.

El día de hoy quiero hacer una crítica del libro Historias envolá, escrito por Simón Espinosa.

Los datos técnicos:

Título: HISTORIAS ENVOLÁ.

Autor: Simón Espinosa.

Grupo editorial: Penguin Random House S.A.

Edición: Primer edición, julio 2018.

Lo primero que podemos observar es una portada muy atractiva, en donde predominan el blanco y verde. En la tapa, aparece el «isotipo» asociado al canal de youtube En Volá. Canal dedicado a «HUMOR, RESEÑAS Y ANÁLISIS CIENTÍFICO. Educación entretenida para la promoción del consumo de cannabis informado y la prevención del consumo adolescente.» (descripción del canal).

Ahora, para los que vemos seguido el canal, podemos indicar que se dedican a probar diferentes objetos para fumar cannabis, recomendar y comparar productos. Lo anterior, a través de una divertida conversación entre «amigos volaos» amistosos. Simplemente, adictivo.

Por lo mismo, el libro me causó una gran expectación. Intenté no comprarlo, pero me dejé llevar por mi intuición y omití la siguiente cita de la contratapa «Lo leí de un tirón y, la verdad, no entendí nada. Yo encuentro malo que se publiquen estas cosas» Julia, abuela del autor.

Valor: 10.000 en la Antártica del Plaza Ñuñoa.

Valor emocional: decepción [carita triste].

El texto presenta 21 relatos, escritos en un estado mental elevado (natural o artificialmente). Cada uno constituye una anécdota del narrador, desde su primera vez (fumando), pasando por historias familiares, llegando a una valiosa reflexión en su capítulo «A modo de clausura: Santiago huele a marihuana».

Las historias son breves, duran 3 hojas aproximadamente. Se nota una divagación temporal en el relato (no me refiero a flash back y técnicas por el estilo), solo sentí que se «desconcentraba» cuando redactaba el texto. Ahora, si pienso mejor, era como si el narrador intercalara el narrador testigo con el protagonista, sobre una misma vivencia. Como si el propio narrador (ficticio) rompiera la «cuarta pared» plasmando sus pensamientos locos o sensaciones de cuando estaba escribiendo efectivamente.

Este estilo particular de escritura es complejo de seguir, ya que depende de la «falta de concentración» empática del lector y deja una sensación de desprolijidad en el proyecto escritural (como si él mismo no se lo «tomara en serio»). Bueno, recuerda que soy profesora de lenguaje y estoy habituada a los relatos más «lineales y ordenados», por lo que mi opinión tiene ese filtro.

Ahora bien, hay que considerar que en las palabras introductorias el narrador indica «Haciendo escrito esto, los invito a sumirse en este acto de profunda inconsecuencia, de la que no me siento orgulloso, pero que sí me tomo con humor. Ojalá puedan sacar algo en limpio. Yo, al menos, no lo logré (Espinosa, 2018: 10)».  Junto a esta cita me gustaría agregar que no es un libro recomendable literariamente, no muestra una propuesta narrativa interesante y diferente. Sin embargo, presenta un submundo que sería interesante mostrar: el de los volaos.

Pese a que, quizás, Simón escribió obligado (me imagino) este libro es la puerta de entrada para una narrativa con un tema muy popular: la cannabis recreativa.

Me gustaría transcribir la biografía de Simón Espinosa, para que comprenda por qué de mi decepción «Periodista, creador de En Volá y autor de La Casa del Sordo (2014). Fue colaborador en The Clinic y guionista del Club de la Comedia. Hoy se desempeña alegremente como comunicador entusiasta del cannabis y licenciado en Interpening nivel II por el Trichome de Denver, Colorado». Hagamos justicia, el tipo es buenísimo y su libro queda un poco al debe con todo el conocimiento que tiene y entrega continuamente.

Te queremos, Simón. Espero que algún día escribas el libro que quieres escribir.

Para finalizar, quiero recordar que el consumo de cannabis es perjudicial para las personas que se encuentran en desarrollo, pudiendo alterar el funcionamiento neuronal y detonar enfermedades cognitivas. En serio, fumar pitos te hace mal porque estás creciendo: así de simple. 

Les dejo un link con una de las historias del libro, publicada en el The Clinic.

 

Tu humilde servidora,

ProfaCata

P.d: Click aquí para las diferencias entre logotipo, isotipo e imagotipo.