De vuelta a clases

Hola, hola. Profa Cata al habla.

¿Cuál será el verdadero daño que le hemos hecho a la educación? Daño expresado en la sensación de desesperación y angustia de gran parte del estudiantado (y, por supuesto profesores/as), la noche antes del retorno a clases.

Cuando sientes que se «te va» el domingo y sabes que tienes que volver a usar el uniforme, poner atención a temas que no son de tu interés y encerrarte en cuatro paredes, cuatro frías paredes a escuchar a un profesor/a que también sintió que «se le fue» el domingo y sabe que tiene que volver a usar ropa formal, poner atención a temas que no son de su interés y encerrarse en cuatro paredes. ¿Raro, no?

Tú sufres, yo sufro, nosotros sufrimos.

Yo sufro hasta que, subiendo la escalera, recibo el saludo amable de dos de mis estudiantes de segundo medio que, teniendo prueba conmigo a la primera hora regalan un gesto agradable. Es ahí cuando pienso: al final, estoy aquí por ellos (pero ellos no por mí, curiosa relación).

No sé cuánto podremos mejorar este sistema educativo, considerando que las voluntades políticas están permeadas de conservadurismo, miedo a los proyectos nuevos y extensas reservas con las innovaciones.

¡Destruiría todos los colegios! y los volvería a construir.

¡Destruiría toda la estructura! y la volvería a construir.

Quiero una educación arraigada a la tierra, al cultivo y el contacto con la otredad. Quiero que los estudiantes aprendan lo que quieren aprender, conectados consigo mismos y con el mundo. Quiero educar en valores que promuevan el diálogo y la cooperación. Quiero educar sin miedo a preguntar, en un espacio seguro y confortable.

¡Basta de preguntas de alternativa!

¡Basta de Simce y PSU!

Que paren de aplacar la pasión de nuestros/as jóvenes e insuflen ganas de avanzar, apoyar, reflexionar sobre el rumbo que llevamos como seres humanos.

He dicho.

Tu humilde servidora,

Profa Cata.

 

P.d: A veces pienso que Chile no está hecho para la juventud. Explicaré esta idea en otro momento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *